23 de febrero de 2017

DIY Mueble pie de cama

¡Hola!

Hoy vuelvo después de mucho tiempo a restaurar un mueble basuril. No sé si sería una mesa de centro o un mueble de pie de cama pero yo lo he tuneado como lo segundo. 

Lee un poquito más y te enseño el proceso!



El mueble era éste. No se aprecia en la foto pero ya tenía muchas partes del lacado agrietadas, por lo que sí o sí le hacía falta un arreglo.


También rescaté del contenedor este tablero grande de madera...¡totalmente nuevo!. 
La espuma la compré a la medida y ya estaban las partes necesarias para empezar a ello.


Después de una limpieza a la madera le dí con cera en ciertas zonas para a la hora de desgastarlo hacer la tarea más sencilla. Sobretodo por los bordes y las zonas que más sufren de los roces.


La estructura la pinté con spray de chalk paint de Leroy Merlín, que encontré de oferta.
Elegí un tono gris claro para que al tapizarlo quedara bien con cualquier tela, lisa o estampada, y es un tono bastante neutro que me encanta para decorar.

Aunque no resulte tan económico el spray como el bote, cuando se tratan de objetos con muchos recovecos lo prefiero, para que quede mucho más limpio y sea más rápido.


Por suerte hasta el tablero que me encontré tenía el mismo ancho exacto que la estructura del mueble, así que solamente me tocó cortarlo de largo para dejarlo justo como la espuma.


Una lijadita para quitar astillas y base preparada para tapizar!



Y ya tenéis aquí el mueble todo pintadito. Unas lijaditas por ciertas zonas para desgastarlo y envejecerlo y estructura acabada.



Como ahora está la moda de los estampados tropicales y me encanta, a pesar de seguir en invierno, me arriesgué a hacerle un estampado a una tela blanca que tenía en casa, y darle vidilla para el verano. Elegí unas hojas de monstera, que imprimí y recorté para usarlas de plantilla.



Como siempre que hago estampados en tela, se utiliza pintura textil, la plantilla elegida y un pincel con punta plana.


Hice unas 10 hojas en dos tamaños y para fijar la pintura y alisar la tela la planché.
¡Lista la tela! Ya sólo quedaba tapizar y poner el asiento en la base.
Para eso, fui grapando tirando bien de la tela para dejarla bien tirante.



Trabajo terminado y ¡mueble recuperado!, (y tablero rescatado).
Aquí se ve con más detalle el desgastado y el estampado que le hice. 
Lo pinté dándole más claridad a ciertas zonas de las hojas con algunos difuminados para que no quedara tan uniforme como una plantilla.


Lo he colocado en los pies de la cama, que me viene ideal para dejar ahí las cosas por la noche a la hora de dormir! 

La cesta rosa también es algo que hice hace poquito con lana natural súper gordita, y para guardar cojines va perfecta :)






Y aquí habéis visto la transformación de este mueble, que espero que os haya gustado!!

Nos vemos en el próximo post y ¡¡feliz tarde!!




4 comentarios:

  1. Un cambio espectacular, Sonia.
    Me encanta como lo has dejado. Me gusta sobre todo la tela estampada totalmente a tu gusto.
    Te echo de menos por mi blog.;)
    Besos

    ResponderEliminar
  2. GENIA!!! Espectacular!! un trabajo profesional, artesanalmente hablando.

    ResponderEliminar
  3. Un gran trabajo Sonia! Me encanta que las hojas sean pintadas a mano, quedan preciosas.
    Besitos!

    ResponderEliminar
  4. Qué bonito, me encanta el detalle de las hojas. Felicidades!

    ResponderEliminar

Si te ha gustado éste post déjame tu opinión, me anima mucho!